Búsqueda personalizada
Louise Bourgeois (1911-2010)

En los primeros años de la década de los 30 del pasado siglo, la joven Louise Bourgeois (1911-2010) recibió el acertado consejo de su maestro de la Academia Grand Chaumiére, el pintor Fernand Léger, de consagrarse en exclusiva a la escultura, campo del que ha sido una figura durante casi 80 años.

Louise Bourgeois
era hija de una familia dedicada a la restauración de tapicería, y tras una formación universitaria en matemáticas, se formó en las instituciones artísticas parisinas más adecuadas y se relacionó con figuras prominentes de la vanguardia histórica, como Léger, Brancusi y, sobre todo, Breton, cuyo cuño surrealista portó en su obra hasta el final. Louise Bourgeois se destapó en 1940 como escultora, tras haberse dedicado algún tiempo a la pintura, y reclamó la atención internacional desde los años sesenta, a partir principalmente de su participación en la muestra "Eccentric Abstraction". No obstante, tuvo que llegar la libertina década de los ochenta, al margen ya de todos los dogmas de vanguardia, para que fuese objeto de una auténtica atención crítica.

Bourgeois significativamente floreció artísticamente tras la muerte de las tutelas patriarcales de su polémico padre y de su marido, el historiador y crítico de arte estadounidense Robert Goldwater. Bourgeois, a su vez, reivindicó algunos iconos femeninos de una poderosa pregnancia simbólica. Activa hasta su muerte.

Louise Bourgeois es una artista con un cargado lenguaje moderno y de una gran fuerza subjetiva y biográfica. La obra de la escultora muestra los sentimientos que perturban al ser humano: la memoria, el dolor, las complejas relaciones familiares... Todas ellas configuran un collage de las emociones de la escultora nacida en París y nacionalidad estadounidense.

El símbolo de su obra es sus gigantescas arañas, que representan una alegoría de la figura materna.

En palabras de Louise Bourgeois:

"La asocio a mi madre, porque la araña es un animal que se esconde en los ángulos y pone trampas. Los ángulos dan seguridad. Pero ella no caía nunca en la trampa, por el contrario, trataba de poner trampas a los otros".

Este animal (la araña) es la imagen más icónica de la artista. Sus monumentales arácnidos pueden alcanzar el precio de 3 millones de euros.

Los coleccionistas persiguen sus imágenes más icónicas, y el tema que suscita mayor interés es el de la araña. En el año 2006, la casa de subastas Christie´s adjudico "Spider", un bronce de más de dos metros por 2,8 millones.

Los dibujos de la artista también son muy buscados y difíciles de encontrar.
 
lo+buscado
OTROS TEMAS INTERESANTES
PÁGINAS RECOMENDADAS